Así es la avispa mandarina, más agresiva que la velutina