¿Qué tipos de termitas existen?

Como expertos en insectocaptores, aparatos para capturar insectos voladores, queremos ver en este nuevo post cuántos tipos de termitas hay, una de las plagas de insectos más destructivas a las que podemos enfrentarnos.

En la actualidad, hay catalogadas en todo el mundo más de 2.000 especies de termitas. En España ocasionan pérdidas anuales de millones de euros. Las especies más frecuentes en nuestro país son:

– Termita subterránea (Reticulitermes spp.)
– Termita de la madera húmeda (Kalotermes flavicollis)
– Termita canaria de la madera seca (Cryptotermes brevis)

Termita reina y termita rey

El cometido de la termita reina y de la termita rey en la colonia es asegurar la reproducción. Apenas se desplazan, sobre todo la reina, y habitan una celda llamada “real”. Pueden llegar a vivir más de 20 años y a poner miles de huevos.

Termitas obreras

Constituyen la mayor parte de la colonia y asumen todo tipo de trabajos: alimentación, limpieza y excavación de túneles. No desempeñan labores de defensa ni reproducción, asignadas a otras castas.

Termitas soldado

Se encargan de la defensa de la colonia, frente a las hormigas por ejemplo. Tienen mandíbulas muy potentes y una cabeza muy quitinizada. Representan un porcentaje muy bajo en el número total de ejemplares de la colonia.

Termitas aladas

Son la casta de termitas con capacidad reproductiva y que vuelan fuera del termitero para establecer nuevas colonias. Tras el apareamiento se desprenden de sus alas y se entierran formando un nuevo termitero. Son de un tono más oscuro.

Termitas neoténicas

Su misión es la de sustituir a la reina si esta muere o si se produce un alteración grave en el termitero. De hecho, pueden poner huevos para aumentar el tamaño de la colonia. Además, pueden formar termiteros secundarios.

Cómo tratar infestaciones de termitas

En ADMA Plagas te recordamos que las termitas suelen tener el termitero en el subsuelo y que suelen evitar la luz. Esto hace que puedan estar atacando nuestra propiedad sin que lleguemos a darnos cuenta. Por esto, identificada la presencia de termitas, es esencial acometer inspecciones periódicas y a fondo en la zona o zonas donde se hayan identificado los insectos.